Memoria del proyecto docente y de investigación proyecto Bolonia
MEMORIA DEL PROYECTO DOCENTE Y DE INVESTIGACIÓN PROYECTO BOLONIA
  Cátedra     Currículum Vitae     Defensa     Enlaces  
 




> Instituto de Cirugía Estética    
   y Plástica de la Clínica Quirón
   de Barcelona


FORMACIÓN MÉDICA CONTINUADA


La Formación Medica Continuada es una asignatura pendiente y creo que la Universidad tiene una labor importante en este cometido. Con el Proyecto Bolonia, aprender a aprender y para siempre la formación continuada es un objetivo esencial.

El Comité de Educación Médica de la Comunidad Económica Europea recomienda la práctica habitual de los métodos de educación continuada, y propone su obligatoriedad al Parlamento Europeo como garantía de un ejercicio profesional de la medicina de calidad. El punto 3 de la Declaración de Edimburgo insta a que las técnicas de autoaprendizaje, base de la formación médica continuada, se inicien en el período pregrado. De estos hechos se deriva la necesidad de que la Universidad, y el resto de las instituciones públicas y privadas con competencia en la Educación Médica Continuada (Autoridades Sanitarias, Colegios de Médicos, Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética etc.) se planteen seriamente el desarrollo de estos programas de Formación Médica Continuada.

Según definió un Comité de expertos de la OMS, la formación médica continuada es aquella que realiza un médico después de haber finalizado sus estudios básicos o los adicionales para una especialización, con el fin de mejorar su competencia y no de obtener una nueva graduación o diploma." (105,106). Es decir, el principio fundamental de la formación médica continuada es la necesidad de cada profesional sanitario en mantener su competencia en el trabajo que está realizando. El objetivo último de la formación continuada es, por tanto, mejorar la asistencia sanitaria a través de mantener o mejorar la competencia de los profesionales médicos que la realizan.

La formación continuada pueden contribuir a enseñar-aprender nuevos conocimientos, cambiar o renovar los ya existentes, o bien introducir actitudes o habilidades nuevas. La metodología a utilizar para este tipo de educación vendrá en gran parte determinada por los recursos disponibles y por la situación específica de cada grupo de profesionales. Cualquier método que se ensaye (publicaciones, cursos, conferencias, congresos, estancias en hospitales etc.) debe reunir las siguientes características: sencillez, compatibilidad con el trabajo cotidiano, capacidad de difusión a un gran número de profesionales, técnica discente adecuada y activa, adecuación a los objetivos, y servir de estímulo a la retroacción educativa, el autoaprendizaje y la autoevaluación. Una de las mayores dificultades de la formación médica continuada reside en la evaluación, ya que no existe un método adecuado para realizarla. En la actualidad existe acuerdo de que han de evaluarse el proceso educativo y el producto de la educación, y no sólo los profesionales que la imparten. En la evaluación del proceso educativo se debería investigar: a) el nivel de cumplimiento de los objetivos del programa; b) la coherencia de esos objetivos con las necesidades de la asistencia sanitaria; c) la pertinencia del programa y de los métodos; d) la habilidad con que los profesores han utilizado los métodos; y e) el nivel de utilización de la evaluación para mejorar el programa. En la evaluación del producto de la educación, debe tenerse presente que el objetivo final de la formación continuada es mejorar la calidad de la asistencia curativa y preventiva, manteniendo o mejorando la competencia profesional. Lo importante en la evaluación del producto de la educación continuada es determinar hasta qué punto ésta ha influido en la asistencia sanitaria realizada. La evaluación individual debe ser realizada por el propio participante.

La planificación y organización de la formación médica continuada ha de fundamentarse en las necesidades sanitarias de los médicos y de la comunidad, y para su realización, es esencial que las autoridades universitarias, sanitarias y de los Colegios de Médicos, coordinen sus acciones y eviten los obstáculos administrativos para su realización. En este punto destacamos la importancia que la autoaprendizaje tiene sobre la Educación Médica Continuada. (107,108). Sin este componente la mayoría de los esfuerzos mencionados más arriba se hacen inútiles. Así, el "Acreditatión Council for Continuing Medical Education" de Estados Unidos recomienda al menos 2 horas semanales de lectura de revistas especializadas durante toda la vida profesional. (109,110) Los modos o maneras de llevarse a la práctica esta educación son múltiples y pueden resumirse en:

- Cursos específicos y seminarios

Son los métodos más habituales en nuestro país. Para que realmente sean eficaces deben adaptarse a las necesidades reales del médico en educación médica continuada, para que su aprendizaje le permita adquirir la capacitación y habilidades necesarias. Cada módulo constará de: Parte presencial (25%), Parte de docencia on line (50%), Trabajo personal 25%.

- Sesiones clínicas

Este método ha servido para aglutinar a la mayoría de los profesionales hospitalarios y extrahospitalarios, en lo que debiera ser el acontecimiento central de un Hospital Universitario. La oportunidad de presentar en los mismos las novedades tecnológicas no debe obviarse para una más completa formación.

- Grupos de trabajo cooperativos y talleres interactivos

La cooperación regional o metacéntrica o la colaboración establecida con los Centros de Salud y el Hospital Comarcal es el modo más eficaz para poder conseguir una formación médica continuada (111). El desarrollo de protocolos conjuntos dentro de los grupos cooperativos, consigue una actualización de los componentes del grupo en metodología, procedimientos diagnósticos y terapéuticos.

- Programas Educativos

Una norma de muchas sociedades científicas, especialmente en EEUU, es incluir un programa educativo junto al correspondiente congreso anual. Estos cursos, impartidos por personas de máximo prestigio, sirven como créditos para la formación médica continuada.

En España, desde 1986, se organiza un programa educacional con motivo de la reunión anual de la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) y la AECEP (Asociación Española de Cirugía Estética Plástica) con cursos precongreso que son de alto nivel y muy útiles para la formación continuada.

- Programas de autoformación

La subscripción a revistas periódicas, junto a los sistemas más modernos a través de video, televisión, páginas web, etc., constituyen excelentes métodos de formación continuada

- Estancias periódicas en otros centros

Las estancias cortas en unidades de calidad, con el objeto de actualizar sus conocimientos y reciclarse, debería ser realizada periódicamente por todos los médicos a lo largo de su carrera profesional. De este modo se aseguraría una formación continuada y actualizada del especialista, que le permitiría la adquisición de nuevos conocimientos y técnicas para mantener o incluso ampliar los conocimientos.

En principio, la salida al extranjero debe hacerse tras una sólida formación en el país de origen. El centro elegido deberá ser de alto nivel para facilitar la consecución de los objetivos previstos. De nuevo aquí, el tutor debe asesorar al estudiante y orientarlo en la actividad profesional más óptima a su regreso.

Es también necesario destacar que para adquirir el hábito del autoaprendizaje hay que comenzar desde el pregrado, y convertirlo en práctica imprescindible permanente como indica el Proyecto Bolonia.

 
 
medicina estetica - cirugia estetica - enlaces - nota legal - www.cirugia-estetica-catedra-bolonia.es
 
  Diseño web: Nitium