Memoria del proyecto docente y de investigación proyecto Bolonia
MEMORIA DEL PROYECTO DOCENTE Y DE INVESTIGACIÓN PROYECTO BOLONIA
  Cátedra     Currículum Vitae     Defensa     Enlaces  
 




> Instituto de Cirugía Estética    
   y Plástica de la Clínica Quirón
   de Barcelona


PORTAFOLIO


El Portafolio es de gran ayuda en el aprendizaje centrado en el estudiante así como en la evaluación del mismo. El portafolio es una estrategia innovadora para evaluar los logros académicos de los estudiantes que no pueden ser fácilmente evaluados en las evaluaciones tradicionales. Además, los estudiantes tienen la posibilidad de elegir el material que desean incluir en el portafolio que les permita reflexionar sobre su propio trabajo identificando lo que han aprendido, cómo lo han aprendido y lo que les resta por aprender. (42)

Según Elizondo Montemayor (43) el portafolio es una herramienta de evaluación que estimula el aprendizaje. "La evaluación esta transitando de un paradigma psicométrico a un modelo más amplio, de una cultura de los test y las mediciones a una cultura de la evaluación".

Las reformas curriculares se dirigen hacia la educación basada en competencias, currículos integrados en forma de espiral, estrategias centradas en el estudiante. Es importante mantener la coherencia entre los objetivos curriculares y las herramientas usadas para la evaluación. Es importante evaluar el esfuerzo y el trabajo realizado en alcanzar los objetivos, la calidad y validez de los procedimientos. El portafolio es una herramienta muy validada para la evaluación en la educación basada en competencias. En el Reino Unido se usa el portafolio para evaluar las competencias clínicas de los profesionales de la salud.(44)(45)

Según Snaden (47) el aprendizaje debe ser adulto, autodirigido y reflexivo; y los procesos deben estar centrados en el estudiante. La auto-evaluación del aprendizaje propio es central en el proceso completo del aprendizaje por medio de experiencias. La evidencia del aprendizaje recolectada se incluye en el portafolio y se realiza una reflexión como evidencia de que se ha llevado a cabo un aprendizaje reflexivo, conduciendo hacia el establecimiento de nuevas metas y un plan detallado de cómo lograrlas, para así completar el ciclo. Los portafolios también son atractivos en la educación médica como herramientas de evaluación debido a que tienen el potencial de evaluar el desempeño a través de un periodo de tiempo, constituyendo así una forma de evaluación auténtica -que revisa el desempeño y la aplicación práctica de la teoría. A comparación de las evaluaciones tradicionales, los portafolios proporcionan un reflejo más equitativo y sensible de lo que saben y de lo que son capaces de hacer los estudiantes.

El portafolio es un recuento de los objetivos y metas logradas, así como los métodos empleados en el transcurso del aprendizaje y crecimiento en la vida personal y profesional de una manera personal, el estudiante expone sus objetivos, organiza sus evidencias, experiencias y reflexiones.

Los portafolios están basados en el concepto del aprendizaje centrado en el estudiante. A través de la participación activa en la evaluación, pueden ser fortalecidas la conciencia cognitiva y la meta-cognitiva del estudiante en el proceso de aprendizaje. La sensación de control del estudiante sobre el proceso de aprendizaje puede ser incrementado a través de la responsabilidad y la participación compartidas durante la evaluación. Finalmente, la participación activa en el proceso del portafolio puede motivar la auto-determinación del estudiante en el aprendizaje (47) Es esencial que los procesos de evaluación del estudiante reflejen las competencias de aprendizaje (48).

El portafolio como forma de aprendizaje y de evaluación

Las técnicas tradicionales de evaluación ya no son validas en los nuevos modelos curriculares.

Las herramientas de evaluación deben de mejorar y apoyar al aprendizaje así como medir el esfuerzo y trabajo personal:

  • Relaciones más estrechas entre la evaluación y el aprendizaje.

  • La utilización de la evaluación para mejorar el aprendizaje a través de la retroalimentación.

  • Posibilidades de evaluar a los estudiantes en áreas descuidadas en la evaluación tradicional, tales como destrezas, actitudes, atributos personales.

El portafolio mantiene la coherencia con el aprendizaje adulto, enfatiza la reflexión y fomenta las habilidades de aprendizaje duraderas. Con respecto al papel del portafolio en el apoyo al aprendizaje, Friedman Ben-David (50) establece al portafolio como un marco de referencia para aprender a través de la evaluación.

El portafolio facilita la evaluación de habilidades complejas e integradas, toma en cuenta el nivel y el contexto del aprendizaje y personaliza el proceso de evaluación. Es una herramienta que incorpora aprendizaje a través de la evaluación. En un proceso de aprendizaje a través de la evaluación, el proceso de evaluación no sólo mide y refuerza los resultados esperados del aprendizaje, si no que favorece el desarrollo de estrategias, actitudes, habilidades y procesos cognoscitivos esenciales para el aprendizaje duradero. Deben romperse los paradigmas acerca de los sistemas tradicionales de evaluación para lograr mantener la coherencia entre los objetivos y las metas curriculares y de los cursos y las herramientas de evaluación utilizadas, para así ratificar la validez de la evaluación.

Los portafolios son una herramienta de evaluación y de enseñanza altamente flexible, adaptable a diversos currículos, edades de estudiantes/ niveles de educación y contextos administrativos que deben de ser promovidos en la educación médica de pregrado, debido a que representan el desempeño y por lo tanto pueden ser completamente integrados a cualquier currículo como una herramienta de aprendizaje y evaluación.
Un portafolio profesional es una colección de hechos y materiales realizados por un profesional que describe y anota sus reflexiones sobre eventos claves, experiencias del aprendizaje y procesos en su carrera profesional. Esta mencionada colección no solo representa los eventos constructivos y experiencias sino que además supone un lógico y sistemático análisis e interpretación de los mismos que aportan un sentido significativo de todo el proceso en su conjunto y que ayuda al individuo aun mas allá de su aprendizaje.

La etiqueta que distingue al portafolio como proceso educacional es la incorporación de sus metas y la reflexión propia, plan concebido, iniciado y determinado por el mismo estudiante, esta reflexión en el mismo contexto educacional analiza en si mismo los pasos a seguir en sus actividades de aprendizaje.

Debemos dejar en claro que la reflexión no es un proceso fácil y que progresamos paulatinamente a través de diferentes estadios. En su inicio, el estudiante está sujeto a una impresión de sentimientos nada agradables debido a las situaciones nuevas inesperadas y a veces negativas. El uso de portafolio presenta algunas desventajas como son las actitudes que se deben cambiar, ya que el estudiante puede mostrarse desconfiado a mostrar sus puntos débiles en su proceso académico.

Sin embargo al examinar los componentes de estas, nos lleva a explorar y descubrir acciones alternativas y procesos del pensamiento autodirigido, unos negativos otros los mas; positivos y estimulantes para aprender de ellos y finalmente estos pensamientos reflexivos se traducen en cambios de actitud, en estudio y crecimiento personales constructivos más aun dentro del sistema de aprendizaje basado en problemas. (Atkins y Murphy, (51).

El valor de la reflexión como herramienta es enfatizado en los trabajos de Kolb (52) acerca del aprendizaje autodidacta o autodirigido y muchas veces por la experiencia, es la planeación de metas y la reflexión lo que distingue al portafolio de la bitácora o de un diario. La típica bitácora contiene, limpiamente organizados, una colección de eventos y experiencias en la cual los requerimientos y metas son predeterminados por la facultad y por ende existen pocas posibilidades para fijar metas y reflexiones personales. El diario personal puede incorporar metas y desarrollo personal y profesional de una manera sistemática pero estos no son corroborados por el material representativo correspondiente, sin embargo; si el contexto muestra reflexiones integradas es cuando se acerca al verdadero portafolio que ya hemos descrito. No se puede descartar que un diario reflexivo pueda formar parte o un componente del portafolio.

Los docentes de la facultad pueden enriquecer y ayudar a la construcción del portafolio a través de las tutorías.

El valor del portafolio lo analizaremos desde dos aspectos; como un proceso primero y segundo como un producto:

Proceso.

Inicia al estudiante a fijar sus propias metas e iniciar su propia reflexión. Este proceso, a veces repetitivo, progresa con ayuda de los tutores y profesores y su autoevaluación propia durante la cual el estudiante identifica, analiza lo que ha logrado hasta ese momento y la eficacia así como la utilidad de los métodos empleados al respecto para el logro de sus metas y necesidades futuras para mejorar su desarrollo personal y profesional.

Evaluación conjunta.

En colaboración, el tutor o profesor y al alumno dialogan acerca del progreso y desarrollo conjunto de métodos y sistemas de enseñanza-aprendizaje manifiestos en el portafolio, lo cual permite un acercamiento mutuo y desarrollo profesional de ambas partes. Los títulos y diplomas son incluidos en el portafolio, son elementos motivadores a la vez que testimoniales del progreso del alumno.

Finalmente durante el proceso, además de escoger y recopilar material representativo, determina que documentos incluir, decide que evidencias presentar, establece prioridades y negociaciones para mejorar y mantener el portafolio funcionando durante su carrera profesional como un monitor de su progreso.

Producto.

El portafolio es representativo de la documentación escogida por parte del alumno para expresar sus logros y sus propósitos, esfuerzos y satisfacciones. Permite al interesado hacer una crónica hasta ese momento de presentación para con sus colegas, instituciones, maestros etc. Es una muestra fidedigna de su capacidad, de su dedicación y trabajo. Como instrumento de evaluación el portafolio expone como el estudiante aplica sus conocimientos en la práctica diaria que en otras formas de evaluación no se consigue.

El portafolio es un buen procedimiento para evaluar el conocimiento, la actitud y las habilidades del alumno en su práctica clínica.

También es usado como instrumento para determinar el nivel de competencias para practicar la medicina hospitalaria.

Todas estas aportaciones deben ser representativas del trabajo realizado, que sean significativas y no deben ser incluidas todas. Es muy importante evaluar por parte del alumno cuales incluir, cual es la razón para hacerlo, el papel que jugaron en alcanzar un objetivo o en la toma de decisiones así como la importancia que se debe dar a cada una de las aportaciones que incluya en el portafolio (53).

Para la realización del Portafolios es útil dividirlo en dos procesos, el de elaboración y el de utilización:

Proceso de Elaboración:

  • Índice de contenidos que determinará el tipo de trabajo y estrategia didáctica, que puede estar totalmente determinado por el profesor o más abierto a una dirección por parte del estudiante.

  • Apartado introductorio al portafolio que detalle el punto de partida de un tema o área determinada.

  • Temas centrales que conforman el cuerpo del portafolio y que contienen la documentación seleccionada por el alumno y que muestra el aprendizaje conseguido en cada uno de los temas seleccionados.

  • Conclusiones como síntesis del aprendizaje con relación a los contenidos impartidos.

Proceso de Utilización

Fase 1. Recogida de evidencias

  • Informaciones de diferentes tipos de contenido (conceptual, procedimental y actitudinal o normativo);

  • Tareas realizadas en clase o fuera de ella (exámenes, informes, entrevistas, etc.)

  • Documentos en diferente soporte físico (digital, papel, audio, etc.).

Fase 2. Selección de evidencias

En esta fase se han de elegir los mejores trabajos realizados o las partes de aquellas actividades que muestren un buen desarrollo en el proceso de aprendizaje para ser presentado ante el profesor o resto de compañeros.

Fase 3. Reflexión sobre las evidencias

Se incluyen procesos reflexivos, puntos flojos y fuertes del proceso de aprender y propuestas de mejora.

Fase 4. Publicación del portafolio

En esta fase se trata de organizar las evidencias con una estructura ordenada y comprensible favoreciendo el pensamiento creativo y divergente dejando constancia de que es un proceso en constante evolución.

Como organizar el Portafolio:

Se recomienda una carpeta de anillas para exponer los objeticos, reflexiones, logros y alcances futuros y se expone en diferentes apartados como experiencia clínica, enseñanza, proyectos de investigación. Se deben dar dos formas de exponer, por un lado debe quedar de manifiesto el proceso de aprendizaje y por otro la evaluación del mismo:
Proceso de aprendizaje:
Se hace el énfasis en fijar y desarrollar objetivos, reflexión, autocrítica evaluación:
El énfasis va hacia la presentación de materiales de producción, reproducción y testificaciones. (54)
El tutor tiene el papel de revisar y conocer el portafolio de un grupo aproximado de diez estudiantes a los que supervisara y ayuda en su construcción y desarrollo de manera especial en aquellos en los cuales aparece un problema que afecta al estudiante en su aprendizaje, ayudarle cuando parece que está estancado el progreso del portafolio. (55) El tutor y el alumno se reúnen periódicamente para comentar, decidir futuros pasos, cambios o nuevos objetivos y la retroalimentación necesaria

Una variante del portafolio del estudiante es el portafolio electrónico:

Portafolio electrónico (e-portafolio)

El crecimiento del portafolio como método de enseñanza y aprendizaje se ha asociado al auge de Internet. Se utiliza en muchas universidades asociados a sistemas de evaluación on-line. Su naturaleza gráfica y habilidad para soportar enlaces entre distintas evidencias digitalizadas, proporciona al alumnado la posibilidad de integrar los aprendizajes de un modo positivo, progresivo y consciente con un gran potencial atractivo. Es un sistema de gestión que permite a estudiantes, profesores y administradores, la creación y distribución de sus documentos educativos.

El portafolio electrónico aporta la posibilidad de que los marcos de expresión sean diversificados. El lenguaje multimedia que se aprende en el desarrollo del curso es una opción para expresar el proceso, se transforma de esta manera en otra instancia de práctica y aplicación de los contenidos desarrollados.

El portafolios, en este contexto, es definido como el instrumento que utiliza las herramientas tecnológicas con el objeto de coleccionar las múltiples evidencias del proceso de aprendizaje en diferentes medios (audio, video, gráficos, textos) Generalmente los términos portafolios electrónico o portafolios digital se usan intercambiablemente, pero podemos hacer una distinción, el portafolios electrónico contiene medios analógicos, como videos por ejemplo. En cambio en el portafolio digital, todos los recursos son transformados en lenguaje informático. Los beneficios que ofrece esta versión hace referencia a su portatibilidad, la integración de las tecnologías en su construcción, la utilización de hipertextos permite establecer relaciones entre los diversos componentes, por lo cual facilita la reflexión y la lectura y la accesibilidad total, sobre todo cuando se trata de webpotfolios (56,57).

El uso del portafolio electrónico facilita el aprendizaje colaborativo, la mediación de la comunicación, el desarrollo del pensamiento creativo y el aprendizaje en entornos virtuales. Por ello, consideramos importante que la utilización del portafolio electrónico sea implementada como un recurso académico, ya que la Facultad de Medicina de la Universitat Internacional de Catalunya cuenta con la infraestructura tecnológica necesaria para lograrlo.

 
 
medicina estetica - cirugia estetica - enlaces - nota legal - www.cirugia-estetica-catedra-bolonia.es
 
  Diseño web: Nitium